:::: MENU ::::
Posts etiquetados con: pensamiento positivo

Dime cómo piensas y te diré como te sientes

cómo piensas “No nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede” (Epícteto, filósofo griego)

De manera similar a Epícteto, la terapia cognitiva sostiene que ante una situación que nos estresa o produce malestar tiene una gran importancia la valoración o interpretación que hacemos de la misma, lo que nos decimos a nosotros mismos. Evidentemente, contarán también otras cosas como los recursos de que dispongamos para hacerle frente, el apoyo del entorno, etc. Pero aquí nos centraremos en la importancia de nuestro “diálogo interno” y en cómo éste juega un papel determinante en cómo nos sentimos y cómo reaccionamos.

Pongamos un ejemplo: ante el mismo hecho = mi jefe se enfada conmigo Seguir Leyendo


Reconocer los pensamientos negativos como primer paso para el cambio interior

pensamientos negativosPodemos definir como pensamiento positivo todo aquel pensamiento que se ajusta a la realidad y nos impulsa a disfrutar de algo bueno que tenemos, a compartirlo, a afrontar un problema, a luchar por conseguir un objetivo o satisfacer una necesidad, etc.

Por el contrario, un pensamiento es disfuncional o negativo cuando nos hace sentir mal sin aportarnos nada bueno a nuestra vida. Por ejemplo, cuando nos preguntamos “¿por qué soy un perdedor?” o nos decimos “nadie me quiere”, etc. Si nos tomamos en serio estos pensamientos, nos sentiremos necesariamente mal, no tenemos escapatoria.

Reconocer o identificar esos pensamientos negativos (algunos lo llaman la “cháchara interna” o “monólogo interior”) no es fácil porque Seguir Leyendo


La trampa del pensamiento positivo

pensamiento positivo

En su libro “Sonríe o muere, la trampa del pensamiento positivo”, Bárbara Ehrenreich nos alerta de los peligros de una fuerza ideológica y cultural originada en EEUU, y muy en boga en el momento actual, que promueve un tipo de “pensamiento positivo” que nos anima a negar la realidad y entrar en un mundo “mágico” en el cual, mediante una ley de atracción semejante a la fuerza de la gravedad (ver “El secreto”), se cumplen todos nuestros sueños tan sólo si somos capaces de desearlos y creer en ellos con la suficiente convicción.
En ese mundo, concluye la autora:

-      No hay crisis, ni paro, sólo ceguera o negatividad ante las nuevas oportunidades (véase, por ejemplo, “¿Quién se ha llevado mi queso?” de Spencer Johnson)

-      No hay injusticias de ningún tipo: cada uno es responsable de su vida, y no le puede echar la culpa a los demás.

-      No hay pobres, sólo personas que le tienen miedo al dinero (véase, por ejemplo, “Piense y hágase rico”, de Napoleón Hill y muchos otros)

-      El dolor, las frustraciones y las enfermedades son tan sólo producto de nuestra negatividad y de nuestros problemas emocionales.

-      Si controlamos nuestros pensamientos, casi podemos ser omnipotentes.

-      Todo el mundo puede ser feliz, si se atreve a serlo. Las circunstancias sólo juegan un papel secundario.

Y mientras tanto…

-      La brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor. Las injusticias, la corrupción, etc. van creciendo impunemente.

-      Muchas personas se tragan el “sapo”, se resignan a su suerte sin rebelarse contra las injusticias y, encima, se sienten culpable de ser unos “perdedores”

-      Alrededor del pensamiento positivo, ha surgido una industria millonaria: cursos motivacionales para empresas o particulares, libros, cds… y gurús de todo tipo están creciendo como las setas.

-      La gente demasiado crítica es apartada de ciertos centros de poder (ámbito económico, político, académico, etc.): es una amenaza de la que hay que librarse

Es una especie de epidemia de autoengaño y megalomanía, que exalta los intereses del individuo frente a los de la comunidad, la competitividad frente a la cooperación, el egocentrismo frente a una visión más global de las cosas, el pensamiento mágico frente al pensamiento científico (más crítico y basado en evidencias) y que, bajo la falsa apariencia de un pensamiento muy evolucionado y progresista, en realidad viene a ser el guardián (disfrazado) de los intereses ultraconservadores de la élite económica y política que controla el mundo.

La alternativa a ese pensamiento falsamente “positivo”, según la autora, y que coincide plenamente con mi opinión, no es la desesperanza o el pensamiento negativo, sino el pensamiento realista crítico, aquel que es capaz de valorar la realidad sin distorsionarla ni en un sentido ni en otro, que percibe los recursos pero también las limitaciones y los obstáculos, y que se esfuerza por conseguir objetivos valiosos para uno mismo y/o para los demás, sabiendo que no es un camino fácil y que no somos omnipotentes, y que las circunstancias y el contexto social y cultural también tienen un peso importante en nuestra felicidad y que no podemos ni debemos obviarlos.

Entradas relacionadas: “indefensión colectiva

Josep Planas –psicólogos Barcelona, psicólogos Vilassar de Mar, psicólogos online.


Taller psicología “Introducción al debate cognitivo” 10/3/13

Solemos pensar que nos sentimos mejor o peor en función de lo que nos sucede, es decir, de los acontecimientos externos. Pero, eso es sólo una verdad parcial ya que si bien es cierto que tienen una influencia importante en nosotros (no es lo mismo que te toque la lotería a que te echen del trabajo), lo determinante, lo que marca realmente la diferencia es la manera en que los interpretamos, lo que nos decimos a nosotros mismos acerca de estos eventos. Ejemplo. A y B son dos estudiantes con unas aptitudes y conocimientos parecidos. Los dos están cursando los mismos estudios y han suspendido el mismo examen. Pero, mientras que A piensa que estudiando más conseguirá aprobar,  B por el contrario cree que será incapaz de  pasar esta asignatura por más que se esfuerce. Pensando así, los dos se sentirán de manera diferente y, probablemente, también actuarán de forma diferente, estudiando con más empeño el primero y dejándose llevar por el victimismo, el segundo. Esa idea viene de antiguo: parte del filósofo griego Epícteto quien sostuvo que no son las cosas (que nos suceden) lo que nos trastorna, sino nuestra interpretación de su significado. De ahí, la importancia de pensar y evaluar de forma racional y flexible, a la manera de un científico, tomando nuestros pensamientos como hipótesis sobre la realidad y no como verdades absolutas, aprendiendo a ver las cosas desde diferentes puntos de vista, abriendo nuestra mente a la complejidad y riqueza de la vida en lugar de encerrarla en esquemas rígidos que no nos permiten avanzar. Si somos capaces de controlar nuestros pensamientos (irracionales), si somos capaces de abrirnos a diferentes interpretaciones de la realidad, si somos capaces de ver varios senderos allá donde algunos sólo ven un único camino, si somos capaces en suma de cambiar nuestra mirada sobre el mundo y sobre nosotros mismos, cambiaremos nosotros y cambiará nuestro mundo, haciéndonos posible vivir de forma más equilibrada y satisfactoria, y permitiéndonos conseguir objetivos que antes a lo mejor nos habían parecido inalcanzables. Este curso teórico-práctico-vivencial te permitirá :  1) ser más consciente de tu particular forma de pensar y de interpretar la “realidad”, de las distorsiones o sesgos con que la percibes y de cómo esto está afectando a determinadas áreas de tu vida,     2) aprender herramientas que te ayuden a cambiar esquemas mentales rígidos o disfuncionales por otros más flexibles, a ver las cosas con otra mirada y a tener más recursos que te faciliten la consecución de tus objetivos y te abran nuevos horizontes vitales.

Lugar:  C/ Trafalgar, 25, 2º, 1ª (muy cerca de Plaza Urquinaona)

Fecha: 10 de Marzo de 2013

Duración: 6 horas

Horario: de 9,30 a 13,30, y de 15,30 a 17,30 h. P

recio: 60 euros Plazas limitadas.

Para solicitar más información o preinscribirte al taller: Josep Planas –psicólogo Barcelona col. núm. 4007 – Para saber más de mí: http://www.psicologobarcelona.es