:::: MENU ::::
Posts etiquetados con: autoajuda

¿Nos ayudan los libros de autoayuda?

autoayuda 3Se publican por millones. Algunos se venden más que las obras de los escritores de novelas de mayor renombre. Existe toda una próspera industria a su alrededor que genera grandes beneficios. Nos enseñan cómo podemos hacer para dejar de preocuparnos, para obtener dinero y felicidad abundantes, para gestionar una empresa con éxito,  incluso, para prevenir el cáncer y para un montón de cosas más. Aparentemente, no hay problema que se les resista. Pero… ¿ayudan realmente? ¿o son un fraude?

Desde siempre el hombre ha buscado respuestas a los grandes interrogantes de la vida.  Seguir Leyendo


Reglas de oro para mejorar la autoestima

Me quieroSugerencias desde psicólogos Barcelona:

  • Procura tener una visión realista de ti mismo/a, de tus fuerzas y de tus debilidades, sin exagerar ni lo uno ni lo otro. Acéptate tal como eres y, a partir de esa aceptación, actúa para mejorar todo aquello que quieras y puedas mejorar.
  • Procura mantener un diálogo interno positivo contigo mismo/a. Sé tu mejor amigo/a.
  • Hazte preguntas que te lleven a modificar las cosas que no te gustan de tu vida presente. Por ejemplo  Seguir Leyendo

Se aprende a vivir viviendo

Niebla-      “Sí, Augusto, sí – prosiguió don Avito -; la vida es la única maestra de la vida; no hay pedagogía que valga. Sólo se aprende a vivir viviendo, y cada hombre tiene que recomenzar el aprendizaje de la vida de nuevo” (Niebla, de Miguel de Unamuno)

Los libros, el acervo cultural en general, las personas más sabias o más experimentadas que nosotros Seguir Leyendo


Hacernos cargo de nosotros mismos: qué significa y por qué es importante

canstockphoto7226530Hacernos cargo de nosotros mismos implica tomar las riendas y hacernos responsables de nuestra vida, con todo lo que ello comporta. Después del famoso “conócete a ti mismo” (inscrito en el templo de Apolo en Delfos), ésta podría ser muy bien el segundo imperativo moral de todo ser humano.

Algunos podéis preguntaros si semejante aseveración no es demasiado egoísta o poco solidaria. Bien, personalmente creo que toda persona que no se hace cargo de sí misma –sea porque no quiere, porque no sabe o porque no puede- , de alguna manera, deviene una “carga” para los demás en mayor o menor grado.  Y cada uno de vosotros/as, supongo que puede encontrar ejemplos de esto en su propia familia, entorno social, etc. De todas maneras, voy a poner una serie de supuestos sencillos:

  • Si yo desatiendo mi salud o tengo hábitos adictivos peligrosos (alcoholismo, ludopatía, etc.), tarde o temprano, eso ocasionará consecuencias negativas no sólo para mi mismo sino también para mi familia, entorno laboral o/y servicios de la seguridad social.
  • Si yo, en lugar de intentar buscar soluciones a mis problemas, tiendo a culpar a los demás o a hacerme la víctima, a la corta o a la larga, alguien tendrá que hacerse cargo de mis problemas amén del “mal rollo” que habré creado a mi alrededor.
  • Si en lugar de buscar ayuda cuando la necesito, meto la cabeza bajo tierra como el avestruz o/y intento obligar a los demás a que cambien y se adapten a mis carencias o manera de ser problemática, estaré creando frustración y desesperanza a mi alrededor y, a la larga o a la corta, los demás pagarán un precio por ello (y yo también, por supuesto)

Ahora bien, si realmente no puedo (y fíjate que “no puedo” es diferente de “creo que no puedo”) hacerme cargo de mi mismo -en algún aspecto en particular de mi vida, o en todos-, entonces será lógico y justo que los demás (familia, instituciones sociales, etc.) en la medida de lo posible, me ayuden y se ocupen de mí. Y si puedo pero no sé hacerlo, será justo también que me enseñen, que me den la oportunidad de aprender.

Es decir, no estoy predicando una sociedad en la que predomine la ley del más fuerte –o del más desalmado- , pero tampoco estoy a favor de una sociedad inmadura, infantil, en la que todo el mundo espere que le salven los demás –o que le lleven a cuestas-. Ni estoy a favor de una “libertad” mal entendida, en la que creo que puedo hacer con mi vida lo que me da la gana sin tener en cuenta qué consecuencias tendrá esto para los demás. Todos formamos parte de un “todo” que va mucho más allá de nosotros mismos y creo que es un deber colectivo intentar la máxima armonía sin detrimento de nuestros derechos individuales, como personas.

Hacernos cargo de nosotros mismos no implica tampoco dejar de luchar a favor de la justicia o de unos ideales en los que creamos, dejando toda la responsabilidad en el individuo, sino todo lo contrario. En otras palabras, estoy pregonando una responsabilidad individual, sí, pero también una responsabilidad colectiva: ambas deben equilibrarse entre sí, la una no tiene sentido sin la otra.

Fritz Perls, creador de la terapia Gestalt, expresó en términos muy elocuentes lo de la responsabilidad personal diciendo que “limpiarse solo el culo es una señal de madurez”.

Josep Planas psicólogos Barcelona-, -psicólogos Vilassar de Mar-, psicólogos online-


Cosas que ya sabes, pero siempre olvidas

101-cosas-que-ya-sabes-pero-siempre-olvidas-ebook-9788497354226Ernie J. Zelinski, en su libro “101 cosas que ya sabes, pero siempre olvidas” nos recuerda de forma simpática esas cosas importantes que “teóricamente” ya sabemos pero que, a menudo, olvidamos. Selecciono unas cuantas al azar:

-       Pronostica tus fracasos y serás un profeta de mucho éxito. Es decir, si nos focalizamos en los posibles fracasos, en las cosas negativas probablemente será eso lo que obtengamos. La “ley de la atracción” popularizada en el famoso libro “El secreto” propugna que tendemos a atraer aquello en lo que pensamos con más fuerza, sea de manera consciente o inconsciente. Las personas “sufridoras”, sin lugar a dudas, gastan demasiada energía en rumiar todo lo malo que les puede llegar a suceder, y poca en buscar soluciones constructivas a sus problemas.

-       El exceso de seguridad es un peligro. En muchos casos, el mayor riesgo es no querer correr riesgos y limitarnos a jugar a lo (demasiado) seguro con lo cual acabamos con lo que ya tenemos, o con menos. Asumir riesgos (razonables) nos saca de nuestra “zona de seguridad” y nos enriquece y, a la larga, nos proporciona paradójicamente más seguridad.

-       No confundas la realidad y ésta no te confundirá a ti. La realidad puede ser muy dura, pero siempre es mejor respetarla. Con una actitud positiva y el esfuerzo adecuado, la realidad puede ser mucho más gratificante que la fantasía.

-       La mayoría de las preocupaciones son completamente inútiles. Más del 95 % de las veces sufrimos inútilmente. La preocupación sólo es positiva cuando nos lleva a hacer algo para mejorar nuestra vida, no si sólo nos sirve para dar vueltas en círculo.

-       Ser inteligente en teoría, no quiere decir que se sea inteligente en la vida. En todo caso, la “inteligencia emocional” es mucho más importante que el coeficiente intelectual o CI. Personas supuestamente inteligentes cometen, a veces, errores garrafales en sus vidas.

-       El tiempo no es oro, vale mucho más: gástalo sabiamente. Demasiadas veces nos involucramos en cosas triviales que no aportan absolutamente nada a nuestras vidas.

-       El objetivo principal de la vida no es ser feliz sino vivir una vida con sentido, llena de objetivos que nos importen. Si buscamos la felicidad directamente, las más de las veces se nos escurre de las manos, sobre todo si la buscamos a través de placeres fáciles como los que nos intenta vender nuestra sociedad altamente consumista.

-       Si de verdad la hierba del otro lado de la valla es más verde, prueba a regar la de tu lado. En lugar de cultivar la envidia o el victimismo, es más productivo intentar mejorar.

-       Cuando la oportunidad llame a tu puerta, tú debes estar en casa. Has de saber aprovechar las oportunidades cuando se presentan.

Josep Planas psicólogos Barcelona-, -psicólogos Vilassar de Mar-, -psicólogos Maresme-, -psicólogos online-