:::: MENU ::::

¿Progreso tecnológico o progreso humano?

Rate this post

progreso tecnológico¿Qué nos permite vivir mejor?, ¿qué nos puede conducir a la “auténtica” felicidad? Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha imaginado mundos utópicos en los que el sufrimiento, la enfermedad, la desigualdad, etc. no tendrían cabida. Las primeras utopías fueron más bien de índole religiosa y hablaban de la existencia de un supuesto paraíso no terrenal, con el que se verían recompensados las personas que hubieran llevado una vida virtuosa y ejemplar, los “justos”.

Luego, con los primeros avances científicos importantes, vinieron las llamadas utopías científico-sociales, con una fe ilimitada en el bienestar que supuestamente se derivaría de los mismos. Sin embargo, si bien es cierto que el progreso tecnológico nos ha hecho la vida más “cómoda”, menos amarga, no necesariamente nos ha hecho más “felices” ni ha contribuido a paliar las desigualdades sociales, ni a un modelo de convivencia humana más avanzado. Es más, nos ha empujado a una espiral de consumismo y competitividad creciente, a una carrera desenfrenada hacia ninguna parte en la que se han acrecentado las injusticias sociales, se ha dañado el ecosistema y ha aumentado el estrés y la sensación generalizada de vacío y falta de sentido.

Y con la crisis, evidentemente, ese malestar se ha visto muy acentuado, puesto que ahora, encima nos hemos tenido que apretar todos (o casi todos) el cinturón para poder sobrevivir, y se ha evidenciado más la falta de sentido de todo ese modelo consumista y de “progreso” humano que, desde hace siglos, viene dirigiendo nuestras vidas.

Pero, ¿qué pasaría si fuéramos capaces de hacer un alto en el camino,  frenar esa ciega “carrera tecnológica y consumista” y dirigir nuestra mirada no tanto hacia la posesión de “objetos”, y  hacia los cantos de sirena de la publicidad mediática que nos crea necesidades ficticias para alimentar ese sistema enfermizo -que no puede parar de crecer como un cáncer-, sino hacia valores más humanos, más orientados a enriquecer nuestra mente, nuestro “espíritu””, a potenciar nuestra inteligencia emocional, a ser mejores personas, a aprender a querernos y respetarnos más, a manejar mejor las crisis y los conflictos, a expresarnos mejor, a un modelo de convivencia más armoniosa, a disfrutar tal vez de placeres más sencillos y más auténticos…

Durante siglos, se han acumulado infinitos conocimientos y experiencias de sabios, filósofos, literatos, poetas, psicólogos, pedagogos, etc.  a los que hoy podemos acceder con facilidad. Pero ¿estamos aprovechando realmente estos recursos para vivir mejor?, ¿o nos exige demasiado esfuerzo y preferimos “comprar” la felicidad fácil que nos venden a través de la publicidad mediática y estar al día, por ejemplo, del último modelo de móvil o comprarnos un coche nuevo si podemos?

En suma; ¿estamos apostando realmente por valores auténticos que nos ayudarían a vivir con más sentido, con más profundidad o nos dejamos deslumbrar por “baratijas”?, ¿y a qué nos conduce todo esto?, ¿y a qué nos conduciría lo contrario?

Josep Planas –psicólogos Barcelona, psicólogos Vilassar de Mar – psicólogos online