:::: MENU ::::

Principales áreas de cambio en la pareja

canstockphoto9275161Uno de los motivos más frecuentes en las consultas a un  psicólogo son los conflictos o las dudas relacionadas con la pareja. En cualquier caso, es un tema que suele estar casi siempre presente de alguna manera en las conversaciones terapéuticas, aunque no sea el motivo principal de la demanda.

En muchos casos, la persona que consulta intenta demostrar al psicólogo que su pareja debería cambiar y seguramente es cierto que al menos una parte del problema es lo que el otro/a hace pero… ¿cómo convencerle para que se comporte de otra manera? La cuestión es que él o ella también tendrá sus razones para que cambiemos nosotros. Entonces, por ahí nos metemos en un berenjenal. Es decir, si se trata de desahogarse, bien, pero si queremos una solución, éste no es el camino. La función del psicólogo no es ponerse de parte de uno o de otro, ni enseñar estrategias para manipular al prójimo sino ayudar a resolver conflictos de la mejor manera posible para todas las partes implicadas.

Entonces, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, es preciso que nos concentremos en lo que podemos cambiar nosotros y, desde ahí, sí podemos impulsar un cambio real en la pareja o …  decidir que nos separamos si no encontramos ninguna colaboración en el otro/a o si llegamos a la conclusión de que las diferencias son irreconciliables.

En segundo lugar, conviene saber cuáles son las principales áreas de cambio en la pareja, aquello en lo que podemos trabajar (en principio, solamente el consultante y más adelante, en colaboración con el compañero/a si está de acuerdo). Desde nuestra experiencia, creemos que son las siguientes:

1)     QUÉ PENSAMOS de lo que el otro/a hace o dice, es decir, cómo lo interpretamos, qué lectura hacemos de los mensajes recibidos y que conviene que sea lo más objetiva posible y no impulsada por nuestros problemas personales y asuntos pendientes (con nuestras familias de origen, etc.)

2)     QUÉ EXPECTATIVAS tenemos cada uno de cómo debería ser la relación, etc. Estas expectativas en muchos casos no son explícitas, no se han hablado de forma clara. Solemos suponer erróneamente que son compartidas, pero cada uno proviene de una familia diferente y, a veces, incluso de culturas diferentes, por tanto se han de cotejar y consensuar.

3)     CÓMO NOS COMUNICAMOS. No sólo es importante lo que se dice sino cómo se dice, lo que actualmente se conoce como asertividad y habilidades sociales, y que no es más que una comunicación respetuosa con los derechos propios y ajenos. Paso previo a todo esto, está saber qué queremos o necesitamos, y cuáles son nuestros derechos y responsabilidades en nuestras relaciones con las demás personas.

4)     QUÉ HACEMOS, cómo nos comportamos en diferentes situaciones, etc.

5)     CÓMO RESOLVEMOS LOS CONFLICTOS, las diferencias. Lo ideal sería que estuviéramos de acuerdo en todo, pero como eso no es posible… tenemos que saber buscar opciones alternativas y saber negociar o decidir cuáles son nuestros límites.

Para los lectores/as de esta entrada, sugerimos consultar también en este mismo blog de psicólogos Barcelona “la comunicación en la pareja (I): una cosa es lo que uno dice, y otra lo que el otro/a oye” y “comunicación en la pareja (II): qué la ayuda y qué la obstaculiza”.

Si crees que tienes problemas de pareja y deseas trabajar en ello, puedes informarte de las condiciones a través de los formularios de contacto.

Josep Planas –psicólogos Barcelona-, -psicologos Vilassar de Mar-, -psicologos online