:::: MENU ::::

Rojo + azul = morado, y otras estrategias para gestionar conflictos.

Rate this post

gestión conflictos

Estilo rojo: los comportamientos rojos se asocian con actitudes demandantes. Su exceso lleva a actitudes agresivas, intimidatorias y manipuladoras que suelen generar idéntico comportamiento en el otro.

Estilo azul: los comportamientos azules se asocian con actitudes serviciales, confiadas y conciliadoras. El exceso de azul puede hacernos caer en actitudes sumisas, poso asertivas.

Estilo morado: es la fusión de los dos anteriores. Consiste en pedir o reclamar, y también en escuchar las demandas de los demás. Todo ello nos lleva al comportamiento de pactar = “dame algo de lo que quiero” (mi lado rojo) y yo te daré algo de lo que quieres (mi lado azul)”

Siempre se consigue más cooperando que compitiendo.

Y, también tenemos el:

Estilo blanco (sin color) à comportamiento evitativo, pasivo. No resuelve las cosas y deja que se acumulen los problemas.

El comportamiento ideal es el morado (pedir, escuchar, negociar) pero en función de la naturaleza y características del conflicto, a veces puede ser adecuado un comportamiento azul (por ejemplo, si antes de abordar el problema conviene iniciar un proceso de “desescalada” del conflicto. O el rojo en caso de injusticias flagrantes.

Otras estrategias y actitudes importantes para gestionar conflictos interpersonales son:

  • Intentar ver las necesidades ocultas tras la demanda explícita del otro/a, en lugar de tomar sus palabras o actitud al pie de la letra.
  • Evitar actitudes derrotistas (“esto no tiene solución”), pasotas (“no es mi problema”), de “mano dura” (centradas en las sanciones y el control), de torero (intentar torear los problemas en lugar de afrontarlos), de mago (intentar hacer desaparecer el problema, evitando hablar de él) o masoquistas (resignarse, “llevar la cruz”).
  • Pensar con los “sombreros de pensar”.(E. de Bono) à blanco (pensamiento lógico y racional), rojo (perspectiva visceral, desde lo emocional), azul (organización de la información), negro (de “abogado del diablo”, cuestionando todas las soluciones posibles), amarillo (pensamiento positivo, soñador), verde (creatividad, búsqueda de alternativas).
  • Dejar pasar un poco de tiempo (no demasiado) para recuperar nuestra mirada objetiva y el control de nuestros sentimientos, o para encontrar un momento más oportuno para expresar lo que sentimos.
  • Intentar ser lo más positivos posible y resistirnos a dejarnos arrastrar por la ira o el dramatismo, es decir, por nuestro lado más oscuro.
  • Priorizar el pensamiento creativo (mente abierta, orientada a la búsqueda de soluciones) en lugar del reactivo (orientado a defendernos o contraatacar).
  • Evitar llegar a conclusiones precipitas con una información incompleta.
  • Buscar un intercambio justo, un equilibrio entre el dar y el recibir.
  • Intentar ir a las raíces del conflicto, en lugar de conformarnos con un análisis superficial.
  • Intentar separar lo objetivo de lo subjetivo, y procurar “objetivizar” lo subjetivo.
  • Procurar comunicarnos de la forma más asertiva posible.

Para saber más:  Nueve metáforas y un cuento para gestionar conflictos (César  García-Rincón)

Josep Planas, psicólogos barcelona, psicólogos on line