:::: MENU ::::

La inteligencia emocional

Rate this post

psicologo1Los sentimientos son el motor de nuestra vida. Nos empujan hacia estados de felicidad o tristeza, dependiendo en gran parte de los factores que nos afectan desde el exterior, pero sobre todo, de la reacción interna que tenemos ante estos estímulos externos.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad personal de saber gestionar todas aquellas emociones negativas que captamos, para que no nos empujen hacia un estado de tristeza, estrés o angustia.

Para ello debemos de descubrir todas nuestras fortalezas y saber atenuar nuestras debilidades. Y en este escenario debemos de hacer uso de nuestra parte más racional, analizando la forma de “no sentirse mal”, es decir, saber generar un buen estado de ánimo desde una captación de malas emociones.

Para conseguir todo esto lo principal es mantenernos en un estado contínuo de equilibrio psicológico, y una vez conseguido, saber nivelar nuestros sentimientos cada vez que tengamos una percepción negativa de la realidad. No se trata de ser ignorante, se trata de poder elegir como queremos sentirnos ante cierta situación, sin ser sometidos por los sentimientos.

Cuando nuestro cuerpo y nuestra mente tiene que reaccionar ante algún suceso, se abre un debate interno, en el cual debemos elegir entre el pensamiento racional o el pensamiento sentimental ¿Por cual nos debemos dejar guiar? Lo ideal es saber mantener un equilibrio entre ambos, solo asi, podremos anticipar estados emocionales antes de ejecutar conductas y tener la capacidad de elegir pensamientos alternativos que se puedan
adaptar.

psicologo2

Una correcta inteligencia emocional nos permite manejar los conflictos de forma más pausada y con unas capacidades mayores para actuar ante ellos, se trata de no desmoronarse y tener la capacidad de actuar con una cierta lógica, evitando asi el estrés y la toma errónea de decisiones.

¿Cómo son las personas inteligentes emocionalmente?

Las personas inteligentes emocionalmente suelen presentar una serie de características comunes, las cuales vamos a enumerar a continuación:

  • Son personas felices, y no solo eso, sino que también comparten y transmiten esa felicidad, y las personas que se mueven a su alrededor suelen verse beneficiadas de esta felicidad plena.

  • Son personas seguras, no se inquietan ante las situaciones más adversas, porque saben que son capaces de conseguir lo que se propongan, además, son conscientes de que el nerviosismo, el estrés y el dejarse llevar por sus sentimientos estropearán la forma de actuar ante los conflictos.

  • Son personas responsables, que no se enconden ante nada ni ante nadie, y que asumen las consecuencias de sus actos de forma natural y amena.

  • Son personas abiertas y optimistas, que mantienen una actitud positiva ante todo tipo de personas, adaptando su forma de actuar ante cada persona, sin miedo a reproches y sin pensar en lo que la otra persona puede pensar de nosotros.

Enrique Jiménez

Psicólogo