:::: MENU ::::

Enamoramiento y amor, dos etapas de un proceso

enamoramiento

La atracción o enamoramiento es una especie de estado hipnótico que tiene por finalidad última la perpetuación de la especie… Si no se construyen otros vínculos durante ese período de alto voltaje erótico, cuando éste se desvanece se viene todo abajo como un castillo de naipes” (El arte de la pareja: saber asir, saber soltar, de Ramiro Calle)

Durante la etapa del enamoramiento, idealizamos al otro. Pero esta fase es transitoria y, luego, tendremos que esforzarnos para que la relación funcione, para construir unos vínculos más sólidos con el otro/a. Y si no lo hacemos, la relación no se va a sostener. Algunas personas, adictas a las sensaciones intensas del enamoramiento, van cambiando de pareja cuando esta fase se extingue.

Por otro lado, a menudo se confunde el enamoramiento (primera fase de la relación afectiva, más basada en “fuegos artificiales”, en la proyección en el otro/a de nuestras fantasías pero que nos proporciona el combustible necesario para salir de nuestro Yo y aproximarnos al otro/a) con el amor (aquello que viene después del enamoramiento si se dan las condiciones adecuadas, más sereno pero más profundo y duradero, menos dependiente de apariencias externas y más basado en la compatibilidad de caracteres, en el respeto mutuo, en la comprensión y la generosidad y, sobre todo y tal como hemos dicho, en el esfuerzo común para resolver diferencias, expresar nuestros sentimientos de forma adecuada, aceptar al otro/a en aquello que no puede cambiar, etc.)

Josep Planas – psicólogos Barcelona, psicólogos Vilassar de Mar