:::: MENU ::::

Cómo decir “no” de forma asertiva

Rate this post

No asertivoA veces, alguien nos pide o nos sugiere algo y nos cuesta decir “no”, Tenemos miedo de que la otra persona se ofenda, nos desapruebe, se genere una discusión, etc. Y cedemos, pero nos sentimos mal interiormente, con la sensación de habernos traicionado a nosotros mismos. Queremos decir “no” pero no sabemos cómo hacerlo.

Si te sientes identificado/a con este problema, he aquí algunas sugerencias que te pueden ayudar:

  • Escucha sin interrumpir hasta que la otra persona termine de formular su demanda, invitación, etc.
  • Si tienes dudas, pide tiempo para pensarlo o pide que te aclare algunos puntos para comprender mejor la petición. Por ejemplo: “¿te importa que te dé una respuesta mañana/ dentro de unos días  para poder pensarlo mejor, consultar con mi pareja, etc.?  Pero, no pidas más tiempo como una táctica dilatoria si ya tienes clara la respuesta.
  • Una vez decidido el “no”, empieza con algún gesto de empatía o acercamiento hacia él/ella. Por ejemplo: “me gustaría ayudarte, pero…”, “entiendo que me pidas X pero…”, “te agradezco que hayas contado conmigo para …”, “me gustaría aceptar tu invitación pero…”
  • Di “no” de la forma más educada posible, pero “diciéndolo”, es decir, sin andarte por las ramas o perderte en mil excusas que sólo denotarían inseguridad y aumentarían la probabilidad de que la otra persona aumentara su presión. Por ejemplo: “te agradezco que hayas contado conmigo para X pero no puedo o no me apetece ir porqué… ”
  • A continuación, explica el por qué de tu negativa de una forma clara y respetuosa. Procura evitar tanto justificarte demasiado como mostrarte innecesariamente brusco o agresivo. El por qué puede deberse tanto a razones objetivas como a preferencias personales, como a una mezcla de las dos. Por ejemplo: “lo siento pero prefiero no asistir a esta reunión porqué estos días estoy muy ocupado en otras cosas y, además, tampoco resulta realmente de mi interés en estos momentos” . En la medida de lo posible, sé sincero/a y no utilices excusas falsas o maniobras dilatorias.
  • Si la otra persona insiste o intenta presionarte  para que cedas, utiliza el “disco rayado”, repitiendo una y otra vez lo que le has dicho, procurando no enfadarte o generar una discusión improductiva. Por ejemplo: “Bueno, entiendo que quieras que yo…. pero, como te he dicho…”  o “Tal vez yo sea egoísta, pero ya te he dicho que…”
  • Si lo crees oportuno, puedes ofrecer alternativas (que estés seguro de querer y poder cumplir). Por ejemplo: “este sábado realmente no puedo quedar contigo para… pero sí podría el domingo de la semana que viene”, o “no puedo prestarte dinero pero podría ayudarte en…”
  • Utiliza también componentes no verbales como mantener el contacto visual mientras le hablas, con la postura corporal orientada hacia él/ella, sonriendo si te parece que se muestra comprensivo/a con tu postura, evitando movimientos agitados de manos o pies, etc.

Josep Planas –psicólogos Barcelona, psicólogos Maresme, psicólogos online