:::: MENU ::::
Archivos por mes: abril 2014

Enamoramiento y amor, dos etapas de un proceso

enamoramiento

La atracción o enamoramiento es una especie de estado hipnótico que tiene por finalidad última la perpetuación de la especie… Si no se construyen otros vínculos durante ese período de alto voltaje erótico, cuando éste se desvanece se viene todo abajo como un castillo de naipes” (El arte de la pareja: saber asir, saber soltar, de Ramiro Calle)

Durante la etapa del enamoramiento, idealizamos al otro. Pero esta fase es transitoria y, luego, tendremos que esforzarnos para que la relación funcione, para construir unos vínculos más sólidos con el otro/a. Y si no lo hacemos, la relación no se va a sostener. Algunas personas, adictas a las sensaciones intensas del enamoramiento, van cambiando de pareja cuando esta fase se extingue.

Por otro lado, a menudo se confunde el enamoramiento (primera fase de la relación afectiva, más basada en “fuegos artificiales”, en la proyección en el otro/a de nuestras fantasías pero que nos proporciona el combustible necesario para salir de nuestro Yo y aproximarnos al otro/a) con el amor (aquello que viene después del enamoramiento si se dan las condiciones adecuadas, más sereno pero más profundo y duradero, menos dependiente de apariencias externas y más basado en la compatibilidad de caracteres, en el respeto mutuo, en la comprensión y la generosidad y, sobre todo y tal como hemos dicho, en el esfuerzo común para resolver diferencias, expresar nuestros sentimientos de forma adecuada, aceptar al otro/a en aquello que no puede cambiar, etc.)

Josep Planas – psicólogos Barcelona, psicólogos Vilassar de Mar


Dejar de fumar es posible

dejar de fumar

¿Estás intentando dejar de fumar?

Todos sabemos que el consumo de tabaco es sumamente perjudicial para la salud: es la causa reconocida de 29 enfermedades  (entre ellas 10 tipos de cáncer), acelera el proceso de envejecimiento, tiene efectos nocivos para quienes rodean al fumador, etc.

Y, sin embargo, a muchas personas todavía les cuesta dejar de fumar, ¿por qué?  Básicamente por :

-         Factores de tipo fisiológico: efectos eufóricos y sedativos y otros derivados de la adicción a la nicotina.

-         Factores psicológicos: el fumar se ha asociado a determinadas situaciones o conductas agradables (por ejemplo, fumar un cigarrillo a la hora del café) o a la evitación de estados de ánimo desagradables (por ejemplo, cuando se fuma en momentos de estrés).

-         Factores sociales: el tabaco se asocia también a determinados ambientes, a momentos concretos de interacción social con otras personas (por ejemplo, cuando estamos entre amigos)

-         Creencias erróneas, como por ejemplo:

a)      Dejar de fumar es muy difícil, y yo no tengo suficiente fuerza de voluntad”: hoy en día existen numerosos métodos adecuados a cada persona para dejar de fumar y no es preciso ni hacer grandes esfuerzos ni tener mucha fuerza de voluntad. Es suficiente con creer que es posible y elegir una estrategia adecuada.

b)      “Lo he intentado otras veces y siempre he fracasado”: Cada vez que se deja el tabaco, aún cuando se fracase se aprende algo para que la próxima vez resulte más fácil.

c)      “Si dejo de fumar, voy a engordar”: en realidad, es posible dejar de fumar sin engordar. Es posible, en algunos casos, ganar algo de peso al principio pero si eso ocurre se puede controlar con una dieta adecuada, un poco de ejercicio físico, etc.

d)      “Ahora no es el mejor momento” Tal vez no lo sea, pero pensemos que nunca es el mejor momento para algo que nos cuesta esfuerzo y que la vida siempre nos trae problemas y estrés. Además, si no lo dejamos de golpe sino progresivamente, los efectos molestos del síndrome de abstinencia apenas los vamos a notar, o no los vamos a notar en absoluto.

Entonces, ¿cómo podemos dejar de fumar?

-         Lo podemos hacer de golpe o progresivamente.  Ambos métodos son válidos si se siguen las pautas adecuadas.

-         Podemos utilizar simplemente nuestra fuerza de voluntad o también podemos  buscar ayuda con algunas sesiones de psicoterapia y/o un tratamiento farmacológico (por ejemplo, chicles o parches de nicotina, bupropión, etc.)

Si ya has probado a dejarlo por tu cuenta y no lo has conseguido, o si nunca lo has intentado y no te sientes capaz por ti mismo/a, o simplemente si quieres dejarlo de una manera más fácil con orientación personalizada para tu caso concreto, puedes pedir más información en mi consulta de psicólogos Barcelona rellenando el siguiente formulario de contacto.