:::: MENU ::::
Archivos por mes: noviembre 2013

Indefensión colectiva (por Josep Planas, psicólogo Barcelona)

Psicologo Barcelona: indefension colectivaLos psicólogos solemos decir que somos capaces de lograr muchas más cosas de las que creemos, de que siempre podemos superarnos, de que… el pensamiento positivo lo puede (casi) todo. Hace unos años, Rhonda Byrne llevó estos principios a su máxima expresión con la obra “El secreto” que se convirtió en best-seller. Muchos de vosotros habréis oído hablar de él. Bien, yo también comparto esa idea a nivel general, si bien no de forma tan exageradamente optimista. Es decir, creo que como individuos podemos lograr mucho pero también que hay unos condicionamientos (genéticos, sociales, etc.) que no podemos ni debemos olvidar.

Pero, sobre todo quisiera hoy poner un contrapunto a esta idea con la interesante reflexión de Simón Hergueta (La revolución colectiva) el cual afirma que “parece que nuestra sociedad occidental está diseñada para que creas que todo depende de ti como individuo…  como si las condiciones sociales no fueran tan importantes”. Pero, ¿es así realmente? ¿y qué consecuencias tiene pensar así? Por un lado, consecuencias positivas porque te esfuerzas en aquello en lo que tienes más control (tú mismo, tu forma de actuar, de pensar, etc.) en lugar de esperar que sean los demás o la divina providencia quienes te rescaten. Pero… por otro lado, nos puede hacer olvidar esos condicionamientos sociales que también existen y limitan nuestra libertad como individuos, con lo cual corremos el peligro de abandonar la lucha colectiva, tan importante y necesaria como la individual para construir un mundo mejor, una sociedad mejor. La televisión, el gobierno, el FMI. Bruselas y todos los “poderosos” se encargan constantemente de recordarnos que no hay otra salida, que ellos son los “expertos” y que todo lo demás son desvaríos,  abocándonos a una sensación de “indefensión colectiva” (ver concepto de “indefensión aprendida”) que nos inmoviliza y nos desposee de toda dignidad como seres humanos. No hace falta que os recuerde las cifras del paro, la desesperación de muchas familias para poder subsistir, la vergonzosa corrupción de muchos políticos que se queda impune, las multas y castigos que se quieren imponer para sofocar toda forma de protesta y un largo etcétera de injusticias e iniquidades.

Pues bien, hoy ,Psicologo Barcelona (Josep Planas), quiero compartir con vosotros un vídeo, “El contrato” el cual nos hace dolorosamente conscientes de todas las cosas que promovemos a diario, sin darnos cuenta, con nuestro silencio y nuestra pasividad a nivel colectivo. A quienes os guste, por favor, difundirlo lo máximo que podáis.

Y termino con algunas afirmaciones extraídas del libro citado, “La revolución colectiva”: “El ser humano es capaz de evolucionar hacia un estadio de máxima plenitud. Sin embargo, muchas veces lo colectivo funciona tan mal que anula y destruye la individualidad por completo… Pero, ¿y si hubiera el otro extremo? Una sociedad tan bien organizada que todos sus miembros fueran solidarios unos con otros y se erradicasen problemas como la violencia, el hambre y la injusticia. ¿Una sociedad fraternal en donde el amor, la bondad y la libertad fueran la moneda común y los problemas la excepción? ¿Sería posible construir una sociedad así?… ¿No es cierto que ya hay una minoría en el mundo que actúa de forma pacífica, sensible e inteligente? ¿No se podría generalizar ese comportamiento a toda la humanidad?” ¿Utopía? Tal vez, pero las utopías nos hacen caminar.

Josep Planas -psicólogos Barcelona-, -psicólogos online-, -psicólogos Vilassar de Mar


Psicólogo Barcelona comenta: ¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?

TLPEl trastorno límite o borderline de la personalidad ( TLP) se caracteriza por:

-          Autoimagen variable e inestable que, generalmente, se basa en cómo creen que son percibidos por los demás en un momento dado: si la imagen que el otro les refleja es positiva, sube su autoestima y lo contrario si la perciben negativa, lo cual les lleva a frecuentes cambios de humor y sentimientos contradictorios acerca de sí mismos y los demás.

-          Patrón de relaciones interpersonales intensas e inestables caracterizado por la alternancia entre  extremos de idealización y devaluación del otro/a. En el fondo de todo esto subyace un conflicto entre la necesidad desesperada del otro, y el temor a acercarse demasiado y depender en exceso o/y ser dañados/as emocionalmente. Se sienten decepcionados del otro con mucha facilidad y, a menudo, intentan conseguir atención de forma inapropiada: con explosiones de ira, chantajeando, etc. lo cual genera un malestar importante en los demás y provoca que se alejen.

-          Variabilidad del estado de ánimo, con períodos de abatimiento, momentos de euforia y frecuentes episodios de irritabilidad, comportamientos autodestructivos (puede haber intentos de suicidio), etc.

-          Impulsividad en al menos dos áreas potencialmente dañinas para sí mismos. Por ejemplo, atracones de comida, abuso de sustancias, comportamiento sexual de riesgo, gastos incontrolados, conducción temeraria, hacerse cortes o lesiones, empezar una nueva relación sin apenas conocer a la persona, etc. Es como si buscaran sentir a cualquier precio.

-          Alternancia entre suspicacia/ desconfianza hacia los demás (que, en algunos casos, puede rozar la paranoia) y una extrema ingenuidad en otros.

-          Frecuentes sentimientos de vacío, de no ser queridos, de no encajar, de no encontrar su lugar en el mundo, etc.

-          Un cierto tipo de “pensamiento mágico” que puede hacerles sentir que una determinada persona, cosa o conducta, en un momento determinado, podría hacer desaparecer sus problemas de forma instantánea o hacerles sentir felices y seguros. Puede ser, por ejemplo, alguien con quien les parece “conectar” muy bien en un determinado momento, tener un animal de compañía, la compra de un vestido nuevo, un cambio de look, etc. Se pueden entusiasmar al principio para, luego, perder interés rápidamente o, incluso, sentir que les deprime más.

-          Temor a ser arrastrados por sus emociones en un momento dado y perder el control.

El resultado de todo ello es un caos mental, una montaña rusa emocional en donde la persona parece pensar de una forma, sentir de otra y comportarse de otra diferente.

Las personas afectadas por ese trastorno (que suele iniciarse al principio de la edad adulta) suelen tener dificultades para saber quiénes son, dar coherencia a sus vidas y plantearse objetivos. Sus afectos son muy intensos y parecen estar casi siempre en estado de crisis. La palabras clave que les definen son inestabilidad e impulsividad

Si quieres más información o pedir ayuda para ti o alguien cercano a ti afectado por ese trastorno, puedes contactarme a través de los formularios de registro  de psicólogos Barcelona o psicólogos Vilassar de Mar.


Cómo ayudar a un familiar cercano con un problema psicológico

ayudar a otrosCon cierta frecuencia, algunas personas me comentan por teléfono que tienen un familiar o persona cercana (hijo/a, novio/a, esposo/a, etc.) con un problema psicológico importante, y que no acepta acudir a la consulta de un psicólogo (o ni tan sólo se atreven a planteárselo por temor a su reacción). Puede ser, por ejemplo, un problema de depresión, hipocondría, adicciones, descontrol de la ira, etc. Me preguntan cómo pueden ayudarle o cómo pueden convencerle para acudir a terapia.

Las personas más cercanas a su entorno, por un lado, le quieren y no desean verle así; y por otro, están también sufriendo de alguna manera las consecuencias de ese problema, y eso tampoco es justo: a la larga, puede provocar un distanciamiento, una ruptura o un “mal vivir” al que no tenemos por qué resignarnos.

Es un tema delicado, ciertamente. ¿Qué hacer, pues? En la mayoría de casos, personalmente recomiendo que, en primer lugar, acuda a la consulta la persona que me llama, Y eso por varias razones:

1)     Es quién está más motivado/a.

2)     Las actitudes que mantenga con ese hijo/a, pareja, etc. pueden potenciar (con la mejor de las intenciones, casi siempre) la patología en cuestión o ayudar a reducirla (si se conocen los mecanismos con que ésta opera). Consultarme, es una manera indirecta de intervenir en la que yo, el psicólogo de barcelona asesoro al familiar en cuanto a comportamientos y actitudes a adoptar (qué hacer, qué evitar, cómo responder a X o Y) y, de esa manera, puede promover cambios positivos en la persona, sin que ésta tenga que pisar la consulta del terapeuta. Y para esto, no suelen ser necesarias muchas consultas: tal vez dos o tres (incluso, es posible, que con una sea suficiente) y, luego, alguna de seguimiento para ir corrigiendo errores o mejorando estrategias.

Pero, ¿puede esto funcionar realmente o simplemente es poner un parche? Digamos que, en primer lugar, es evidente que esto es bastante mejor que nada. Y, en segundo lugar, que hay muchos conflictos o patologías que se agravan considerablemente por la actitud (bienintencionada, pero a veces errónea) de las personas más cercanas. Un ejemplo ilustrativo sería la sobreprotección que, a menudo, facilita que el otro/a haga menos esfuerzo por superar el conflicto en que se ha quedado atascado y que, dicho sea de paso, le transmite un doble mensaje: “por un lado, te sobreprotejo porque te quiero mucho, pero por otro no confío en tus propios recursos para salir de esto”.  Y, en tercer lugar, puede que dicha persona se anime finalmente a acudir a la consulta (al ver el cambio en su pareja, etc.) Ah, pero… ¿le vamos a decir que hemos acudido a un psicólogo o será mejor hacerlo en secreto? Bien, podemos decirle que vamos al psicólogo porque nosotros nos sentimos mal o estamos un poco deprimidos, sin especificar la relación que esto pueda tener con él/ella. Es una forma de decir la verdad sin decirla del todo, y que a nadie perjudica sino todo lo contrario.

Josep Planas –psicólogos Barcelona, psicólogos Vilassar de Mar, psicólogos online