:::: MENU ::::
Archivos por mes: julio 2013

Principales áreas de cambio en la pareja

canstockphoto9275161Uno de los motivos más frecuentes en las consultas a un  psicólogo son los conflictos o las dudas relacionadas con la pareja. En cualquier caso, es un tema que suele estar casi siempre presente de alguna manera en las conversaciones terapéuticas, aunque no sea el motivo principal de la demanda.

En muchos casos, la persona que consulta intenta demostrar al psicólogo que su pareja debería cambiar y seguramente es cierto que al menos una parte del problema es lo que el otro/a hace pero… ¿cómo convencerle para que se comporte de otra manera? La cuestión es que él o ella también tendrá sus razones para que cambiemos nosotros. Entonces, por ahí nos metemos en un berenjenal. Es decir, si se trata de desahogarse, bien, pero si queremos una solución, éste no es el camino. La función del psicólogo no es ponerse de parte de uno o de otro, ni enseñar estrategias para manipular al prójimo sino ayudar a resolver conflictos de la mejor manera posible para todas las partes implicadas.

Entonces, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, es preciso que nos concentremos en lo que podemos cambiar nosotros y, desde ahí, sí podemos impulsar un cambio real en la pareja o …  decidir que nos separamos si no encontramos ninguna colaboración en el otro/a o si llegamos a la conclusión de que las diferencias son irreconciliables.

En segundo lugar, conviene saber cuáles son las principales áreas de cambio en la pareja, aquello en lo que podemos trabajar (en principio, solamente el consultante y más adelante, en colaboración con el compañero/a si está de acuerdo). Desde nuestra experiencia, creemos que son las siguientes:

1)     QUÉ PENSAMOS de lo que el otro/a hace o dice, es decir, cómo lo interpretamos, qué lectura hacemos de los mensajes recibidos y que conviene que sea lo más objetiva posible y no impulsada por nuestros problemas personales y asuntos pendientes (con nuestras familias de origen, etc.)

2)     QUÉ EXPECTATIVAS tenemos cada uno de cómo debería ser la relación, etc. Estas expectativas en muchos casos no son explícitas, no se han hablado de forma clara. Solemos suponer erróneamente que son compartidas, pero cada uno proviene de una familia diferente y, a veces, incluso de culturas diferentes, por tanto se han de cotejar y consensuar.

3)     CÓMO NOS COMUNICAMOS. No sólo es importante lo que se dice sino cómo se dice, lo que actualmente se conoce como asertividad y habilidades sociales, y que no es más que una comunicación respetuosa con los derechos propios y ajenos. Paso previo a todo esto, está saber qué queremos o necesitamos, y cuáles son nuestros derechos y responsabilidades en nuestras relaciones con las demás personas.

4)     QUÉ HACEMOS, cómo nos comportamos en diferentes situaciones, etc.

5)     CÓMO RESOLVEMOS LOS CONFLICTOS, las diferencias. Lo ideal sería que estuviéramos de acuerdo en todo, pero como eso no es posible… tenemos que saber buscar opciones alternativas y saber negociar o decidir cuáles son nuestros límites.

Para los lectores/as de esta entrada, sugerimos consultar también en este mismo blog de psicólogos Barcelona “la comunicación en la pareja (I): una cosa es lo que uno dice, y otra lo que el otro/a oye” y “comunicación en la pareja (II): qué la ayuda y qué la obstaculiza”.

Si crees que tienes problemas de pareja y deseas trabajar en ello, puedes informarte de las condiciones a través de los formularios de contacto.

Josep Planas –psicólogos Barcelona-, -psicologos Vilassar de Mar-, -psicologos online


Cómo cambiar tu vida con Proust

como-cambiar-tu-vida-con-proust-9788490064528Alain de Botton, en su libro “Cómo cambiar tu vida con Proust” ofrece una serie de reflexiones para una vida mejor, extraidas de la obra del famoso novelista francés, que merecen nuestra atención. Entre ellas:

  • La lectura puede ser un excelente remedio para la soledad, al abrirnos a otras personas, a otros mundos, a emociones que pueden ser sorprendentemente parecidas a las nuestras, aunque pertenezcan a otras vidas (reales o ficticias), a otras épocas.  Y añade además que, una vez que dejemos el libro, al haberse enriquecido con sus experiencias, nuestra mente será como un radar afinado para percibir mejor.
  • Habría que mirar lo cotidiano con otros ojos, menos convencionales, para ir más allá de la mera apariencia y vislumbrar el mundo real que se esconde debajo. Por ejemplo, ¿qué drama (o comedia) humano podríamos imaginar detrás de una noticia aparentemente banal de un periódico? Su lema era “no vayas tan deprisa y párate a mirar las cosas en profundidad”
  • Lo importante es la mirada con que se contemplan las cosas: unos platos de loza normales y corrientes pueden resultarnos tan bellos como las piedras preciosas. Todo tiene su hermosura si la sabemos descubrir. Nuestra insatisfacción tal vez no sea más que el resultado de nuestra incapacidad de mirar la vida como es debido.
  • Una buena forma de evaluar la sabiduría de una persona consiste en examinar el grado de salud física y psicológica que muestra en su vida.
  • No se nos puede enseñar la sabiduría; hemos de descubrirla por nosotros mismos, a lo largo de un periplo vital que nadie puede realizar por nosotros. Se aprende, sobre todo, a través del sufrimiento (superado)
  • Toda auténtica obra de arte puede devolver a nuestra visión un aspecto descuidado o distorsionado de la realidad, nos ayuda a mirar la realidad con otros ojos.
  • Para ser un buen amigo, es importante saber escuchar.
  • Hay cosas que no podemos expresar abiertamente, pero que podemos plasmar en otros espacios secretos como, por ejemplo, en una carta que jamás enviemos, en un diario, o a través de los personajes de una novela.
  • La carencia nos hace apreciar las cosas, Tener algo disponible en todo momento, embota nuestros sentidos. Así, por ejemplo, un viajero que visita Venecia por primera vez después de haberlo deseado durante mucho tiempo, disfrutará mucho más de la belleza de esta ciudad que un turista acaudalado que puede viajar todo lo que quiera.

Josep Planas – psicologos Barcelona, psicologos online, psicologos Vilassar de Mar.


Autocompasión versus acción

psicologos barcelona | terapia barcelonaCuando las cosas no nos van bien, cuando tenemos un mal día, sufrimos una contrariedad importante o, más que eso, cuando todo parece estar en nuestra contra y no vemos ninguna luz al final del túnel, podemos:

1) Dejarnos arrastrar por la autocompasión y el victimismo, abandonarnos a pensamientos sombríos del tipo “¿por qué me pasa esto a mí?”, “mi vida es un fracaso”, “jamás lograré…”, “todo está perdido”, etc.

2) Focalizarnos en la búsqueda de soluciones y preguntarnos: “¿qué puedo hacer para intentar mejorar la situación… aunque… (sólo sea un poquito, no sepa si lo voy a conseguir, tenga mucho miedo, me sienta inseguro/a, etc.?”

A corto plazo, la autocompasión nos permite desahogarnos, nos “arropa” en nuestras aflicciones, nos da calorcito, en cierta manera nos reconforta y nos permite renunciar sin (demasiada) culpa a nuestra responsabilidad (y pasársela a los demás como un bebé que se abandona en los brazos de su madre) al sugerirnos que es inútil luchar, que no serviría de nada. Nos permite justificar nuestros fracasos desde la impotencia, evitándonos así tener que hacer una autorreflexión que podría ser dolorosa o/y provocarnos mucha culpa. Nos evita tener que actuar, tener que hacer determinadas cosas que no nos gusta o nos da miedo hacer (“como estoy tan mal, no puedo…”). Nos permite, a menudo, obtener atención del entorno, recibir mimos y cariño extra, palabras de ánimo que nos recuerdan, tal vez, las cualidades positivas que tenemos, lo mucho que nos quieren.canstockphoto7684930

Visto así, ¿quién podría resistirse a ella? Pero la autocompasión es una falsa amiga, una amiga traicionera, cuyos dudosos beneficios quedan pronto superados por sus numerosas desventajas, sobre todo a medio y largo plazo puesto que:

  • Demasiada queja, a la larga, acaba por agobiar, frustrar e irritar a los demás provocando que se alejen o se enfaden con nosotros, con lo cual se generan conflictos con ellos o bien nos evitan y nos quedamos sin fuentes de apoyo.
  • Al estar constantemente centrados en nuestro malestar se genera un efecto “bola de nieve”, y cada vez nos sentimos peor, más impotentes, frustrados e inseguros.
  • Es un tipo de malestar que nos lleva a la inacción y, por tanto, no sólo no solucionamos nuestros problemas sino que los podemos agravar.
  • Nos genera (y, a menudo, también a nuestro alrededor) mucho dolor (emocional y físico).

Alguien dijo una vez, creo que fue Confucio, que “es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”

Si, en estos momentos, te sientes atrapado/a en un bucle de negativismo y desesperanza en tu vida, y tienes claro que necesitas y quieres cambiar y no sabes cómo, te podemos ayudar mediante técnicas cognitivo-conductuales en el centro “psicólogos Barcelona” de Josep Planas –psicologo Barcelona- -psicólogo Vilassar de Mar-. Puedes solicitar más información a través de nuestros formularios de contacto